| Eagora

Sign In

To access this video contact us

Joan Millet, el objet trouvé y la comunicación como necesidad.

Español

12 visits

thumb_up_off_alt

Main author information

David Marqués Serra 1037
Scientific production

Event
GKA VISUAL 2020:     6th International Conference on Visual Culture
04/16/2020

Keywords
imagen sociedad

Abstract

Enlace al Vídeo: https://youtu.be/9YauFIFhHs8 Como ocurre con el poder del clarividente que al tocar un cuerpo, bien sea animado o inanimado, se le materializa en el pensamiento un hecho relativo a lo palpado, al situar las manos sobre un objeto éste también cuenta con la capacidad de hacernos cómplices de su historia. Tal vez, súbitamente, nuestro acontecer inmediato dé un vuelco tras dicha acción y, al asentir el propio objeto, nos veamos envueltos en un suceso que irremediablemente nos pertenecerá, es decir, pasaremos a formar parte de su Historia y, por interrelación, también él de la nuestra. Aunque nos hallemos en un espacio y una temporalidad compartidos, el intercambio de mundología puede situarnos en el tiempo más propicio de la existencia del mismo objeto con el fin de lograr la deseada transmisión hacia nuestras mentes, a modo de mecanismo comunicativo que posibilita una correcta escucha e interpretación de lo que sugiere el mismo elemento.Si hablamos de los objetos en calidad de narradores en la producción artística, nos interesa referirnos a la obra de Joan Millet Bonet (Gandía, 1958). Su carrera objetual nos brinda múltiples creaciones que, en muchas ocasiones, albergan una imperiosa necesidad de existir y propician una incesante búsqueda de voz que les permita ser cronistas de sus respectivos relatos, huyendo, a su vez, de la oscuridad que acompaña al olvido. Hemos sido testigos del diálogo que nuestro artista invisible entabla con los denominados objets trouvés y de cómo les brinda cuantos medios están a su alcance para ofrecerles la oportunidad de expresarse. Esta acción que, en cierto modo, determina la actitud adoptada por el artista frente a aquello que reclama ser escuchado, sitúa a la palabra en un lugar privilegiado en relación al de la estética: nos encontramos pues ante una obra, mayormente, de trasfondo narrativo.