Sign In

Identifier

Event

Language

Presentation type

Topic it belongs to

Subtopic it belongs to

Title of the presentation (use both uppercase and lowercase letters)

Presentation abstract

El presente trabajo de investigación analiza el comportamiento de la innovación en las biofábricas sobre la producción y comercialización de biofertilizantes en Michoacán, México. El valor de mercado de los biofertilizantes se estima en 3,300 millones de dólares para 2025, la participación más grande del mercado la tienen Estados Unidos de Norteamérica y Canadá con el 32%. En 2018 América del Norte alcanzó un valor de mercado de 552 millones de dólares. En cuanto a Michoacán se destinarón 45 millones de pesos para el Programa Agricultura Sostenible, para abarcar 20 mil hectáreas en 12 cultivos agrícolas. La metodología empleada en esta investigación parte del marco lógico con productores aguacateros y de zarzamora, del municipio de Los Reyes, y Ziracuaretiro, Michoacán. Posteriormente se recabó información de las biofábricas de ambos municipios, en donde se identificaron la sustentabilidad, la productividad y la rentabilidad como factores clave en la producción y comercialización de los mismos. Michoacán ha mostrado redes de colaboración entre 2015-2020 con Instituciones de Investigación y Desarrollo de España y Chile. El objetivo principal de esta investigación es identificar en el Estado los biofertilizante más utilizados, las innovaciones en las propias biofábricas a partir de la factibilidad económica-financiera y los factores que explican el uso de los mismos en la producción agrícola.

Long abstract of your presentation

La agricultura en México es la actividad económica considerada con mayor relevancia ya que genera gran cantidad de empleos en el país; es considerada como el sector productivo más importante desde un punto vista económico, social y ambiental, ya que de ésta depende la alimentación primaria de millones de personas, el incremento de la población productiva y la preservación y cuidado del entorno.

Es una base importante para el desarrollo del país, ya que fomenta la seguridad alimentaria; asimismo, puede mejorar significativamente las condiciones de vida en amplias zonas y fomentar la capacidad productiva de los sectores rurales, es la actividad que genera cerca del 70% del valor de las actividades primarias en México.

La importancia de la participación de la agroindustria, donde se encuentran las biofábricas, ha ido en aumento con respecto a su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) de 2000 a 2021.

En Michoacán se apostó por cambiar las prácticas en la producción de cultivo en el ciclo de cultivo de 2020, triplicando el presupuesto para el programa de Agricultura Sostenible, con 45 millones de pesos, para alcanzar 20 mil hectáreas con este esquema.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentaria (SEDRUA), Rubén Medina Niño (Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario, 2019) , explicó que el programa de Agricultura Sustentable surgió en 2019 en tres cultivos y seis mil hectáreas, pero ante los buenos resultados que tuvieron, como el incremento de la producción desde el 40% hasta un 80%, se decidió incrementar el presupuesto e iniciar el ciclo agrícola con 12 cultivos. 

Entre los productos donde se aplican las innovaciones de la Agricultura Sostenible están el maíz, frutillas, frutales como la guayaba, mango, toronja, así como jamaica, lenteja y arroz. Este tipo de innovaciones en la agricultura han disminuido los costos de producción, al emplear biofertilizantes, se dejan de emplear agroquímicos para el control de plagas y enfermedades, obteniendo productos más sanos y conservando y regenerando el suelo.

En producción orgánica se registran 1 millón 129 mil ha. Lo que representa más del 5% del total de las hectáreas(ha) destinadas a la agricultura, siendo el café, el aguacate, el cártamo y el maíz los productos que mayor extensión territorial ocupan a nivel nacional. Los principales productos agrícola orgánicos que se exportan son el aguacate, el plátano y el café.

Un área de investigación científica prioritaria para el desarrollo del país y de amplia expansión, en los últimos años, a nivel mundial es la biotecnología y su aplicación a través de las innovaciones en la producción y comercialización de biofertilizantes elaborados por las biofábricas. Las biofábricas son empresas agrobiotecnológicas dedicadas a vincular la investigación científica con la actividad agrícola, que buscan cambiar el modelo agrícola actual por uno más ecológico, sostenible y rentable.

Las biofábricas son un establecimiento de comercio a través del cual se hace una explotación mercantil, con función social y ecológica, de los recursos de la naturaleza a través de la creación, transformación y circulación de bienes vivos (microbiológicos, vegetales o animales) o sus derivados, obtenidos mediante técnicas o procedimientos biotecnológicos (García Arango, 2009). Se busca aportar a un sistema más productivo y sustentable sin comprometer la integridad de suelos y ecosistemas. Entre los beneficios que se buscan con los biofertilizantes son incrementar la productividad de los cultivos, mejorar su calidad al obtener cultivos más sanos y resistentes, conservar y regenerar el suelo, disminuir el uso de fertilizantes químicos que dañan el medio ambiente, ayudar a combatir el cambio climático.

Los biofertilizantes son insumos que no contaminan y enriquecen la capacidad productiva del suelo, además de que son muy económicos y en ningún momento van a degradar la capacidad productiva.

Los usos excesivos de fertilizantes químicos y pesticidas en el campo mexicano no solo deterioran la calidad del suelo, sino que también degradan en gran medida la calidad del agua del subsuelo y, por lo tanto, los nutrientes minerales disponibles. La producción comercial de biofertilizantes que permitan su fácil disponibilidad en el mercado podría cambiar las condiciones de producción del sector agrícola. El gobierno debería de incentivar a los agricultores a usar fertilizantes de origen natural en lugar de los sintéticos, ya que los biofertilizantes tienen un impacto benéfico en la sociedad, el medio ambiente y los suelos. Los biofertilizantes son una gran opción como sustitutos de los fertilizantes y pesticidas químicos o industriales.

En el contexto internacional los suelos aptos para el desarrollo de una agricultura sustentable son cada vez más escasos. Algunos de los factores que han generado esta realidad son el aumento en la demanda por alimentos, adopción de prácticas que potencian el deterioro físico y químico del suelo. Estos factores además de degradar los suelos han ocasionado impactos sobre la economía nacional, al no contar con suelos capaces de producir adecuadamente (Villareal Barrera, 2021).

Los biofertilizantes se pueden considerar una innovación radical ya que son nuevos insumos en el mercado que se adaptan a las necesidades de los cultivos, implica un nuevo método en el proceso productivo agrícola, ya que se requiere un conocimiento específico que en su momento lo brinda la biofábrica, al capacitar al productor; un mercado específico y que actualmente es dirigido, es el mercado de los productos orgánicos y la agricultura sustentable, se pueden considerar una nueva fuente de insumos ya que para muchos agricultores es algo nuevo, y se necesita cierto cambio en la organización del productor, puesto que los propios productores, con la asesoría adecuada, pueden producirlo directamente en sus terrenos agrícolas.

Las variables econométricas empleadas para evaluar los biofertilizantes; entre los cuales el rendimiento, la productividad y la sustentabilidad ocupan entre el 19 y 33%, seguidas por la rentabilidad y la eficiencia. Por lo que se puede inferir que los estudios están enfocados en determinar si los biofertilizantes tienen mejores resultados en cuanto al incremento en el rendimiento y productividad de los cultivos, así como a la conservación de los recursos naturales, como son la fertilidad del suelo, del agua, la atmosfera y de la calidad de vida de las personas involucradas en el proceso de producción y comercialización. Son estudios más agronómicos que buscan el óptimo técnico, más que el óptimo económico.

Un total de 193 indicadores que tributan a estas variables econométricas fueron medidos por diversos autores. Los indicadores más empleados están relacionados con las variables rendimiento y productividad, ya que los investigadores buscan en la mayoría de los artículos del periodo de análisis, medir el crecimiento o altura del cultivo como principal indicador de la eficiencia del uso de los biofertilizantes. Otros indicadores directamente relacionados con la producción del cultivo son el diámetro del tallo, su área foliar, longitud de la raíz,  rendimiento, colonización por parte de los microorganismos, peso de grano, contenido de azúcares y de nutrientes, y como indicador relacionado con la rentabilidad se observan, principalmente, los costos de producción.

Entre los problemas principales que enfrentan los agricultores son el incremento de los precios de los fertilizantes, la infertilidad de los suelos, la contaminación de los recursos naturales y el abastecimiento de agua. Emplean biofertilizantes al inicio de su producción, buscando la fertilidad de sus suelos, la sustentabilidad del ambiente y conseguir un producto orgánico, cuando cae una plaga o enfermedad en su cultivo, recurren a los fertilizantes convencionales, por el miedo de perder sus cosechas, y su inversión.

Para llegar a tener precios justos, y que practiquen actividades que lleven a la sustentabilidad, los productores encuestados reconocen que es necesario el empleo de nuevas tecnologías como son los programas de nutrición integral, riego por goteo, equipo de aspersión, uso de parihuelas, y el empleo más frecuente, y en mayor proporción de biofertilizantes. Aunque los productores manifiestan poca empatía y desconfianza en formar parte de las organizaciones, son conscientes que es necesario la organización tanto para negociar precios más justos, como para obtener insumos más baratos y poder transferir conocimiento de productor a productor. Los productores líderes en innovación son Beto R., Abel S. V., AgroQuintana y Agromaquinaria del Fresmo que son empresas impulsoras de la biotecnología, residuos cero y aplicación de biofertilizantes.

Keywords (use both uppercase and lowercase letters)

Main author information

Zoe Tamar Infante Jiménez (Mexico)
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (Mexico) 4068
Scientific production

Co-authors information

Priscila Ortega Gómez (Mexico) 7643
Scientific production

Status:

Approved